Remedios caseros para dejar de roncar

Existen muchos mitos relacionados con soluciones milagrosas, caseras o médicas para dejar de roncar. Si realizas una sencilla búsqueda por Internet, verás que existen innumerables remedios, trucos y supuestos productos milagrosos que supuestamente te ayudarán a evitar roncar de la noche a la mañana. Sin embargo, la realidad suele ser muy distinta. Los ronquidos tienen siempre un origen físico concreto y no es siempre el mismo. Por lo tanto, dependiendo de cuál sea dicho origen, unas soluciones pueden funcionar y otras no. No es lo mismo que una persona ronque porque sufre un problema de apnea del sueño que un individuo que lo hace porque es un fumador habitual y su adicción le ha provocado destacados problemas respiratorios.

Por lo tanto, dependiendo de la causa de los ronquidos, algunos trucos puedes funcionar mejor que otros. Por lo tanto, te recomendamos que pruebes diferentes soluciones. Sin embargo, ten en cuenta que lo mejor es siempre ir al médico para que descarte una afección grave que pueda estar provocando tus ronquidos. Por ejemplo, si padeces la anteriormente mencionada apnea del sueño, no hay ningún remedio casero o solución milagrosa que te ayude a acabar con tus ronquidos. Necesitas someterte a un tratamiento especializado, por lo que debes acudir a un médico para que te haga un chequeo que descarte problemas graves que necesiten una acción médica. Dicho esto, si tu médico te da carta blanca, te volvemos a repetir que pruebes diferentes soluciones hasta dar con la tuya. Entre las más populares se encuentran las siguientes.

Cambia tu postura a la hora de dormir

Dormir boca arriba puede dificultar la respiración y provocar ronquidos. Por lo tanto, para intentar conseguir que desaparezcan o, al menos, que disminuya su fuerza, puedes intentar cambiar de posición a la hora de dormir. Esto puede no ser sencillo, pues nos movemos de forma inconsciente mientras dormimos. Pero hay trucos que pueden ayudarte a conseguirlo, como la utilización de almohadas especiales que favorezcan dormir de lado. En todo caso, un cambio de posición puede ayudarte mucho a mejorar tu respiración y puede hacer que tus ronquidos disminuyan en frecuencia e intensidad.

Intenta abrir tus vías respiratorias

Los ronquidos pueden estar provocados por pequeñas obstrucciones en las vías respiratorias o verse agravados por ellas. Esto puede oscilar entre las obstrucciones provocadas por un resfriado o bien porque la garganta está continuamente reseca porque la persona que ronca fuma constantemente. Por lo tanto, intenta mantener abiertas tus vías respiratorias para disminuir la frecuencia y potencia de tus ronquidos. Puede ser desde la utilización de tiras farmacéuticas para la apertura de las fosas nasales, aumentar la humedad de la habitación y evitar la sequedad de garganta y nariz o trata de ducharte antes de irte a dormir para que el agua y el vaho ayuden a que tus vías respiratorias se despejen. Esta es una opción fácil y agradable que merece la pena probar.

Pierde peso

Muchas personas que empiezan a roncar cuando no lo habían hecho con anterioridad lo atribuyen a la edad. Sin embargo, un aumento de peso puede provocar una mayor presión sobre las vías respiratorias y posibles obstrucciones que pueden llegar a producir incluso apnea del sueño, entre otros problemas relacionados con el sistema cardiorrespiratorio. Por lo tanto, si sufres sobrepeso o has experimentado un aumento brusco de peso, trata de perder algunos kilos para facilitar la circulación del aire durante la noche. Merece la pena intentarlo. Te lo aseguramos.

Deja de fumar

El tabaco es responsable de un elevado porcentaje de los problemas respiratorios de la población que lo consume. Si eres fumador, sin duda estarás sobre aviso de los graves problemas de salud que conlleva su práctica. Pero quizá no seas consciente de que, entre ellos, se encuentran también los ronquidos. El consumo prolongado del tabaco daña las vías respiratorias, perjudica la actividad pulmonar y reseca la garganta y las mucosas de la zona de la nariz, todo lo cual puede llevar a que una persona ronque escandalosamente por las noches. Por lo tanto, si fumas con asiduidad, es probable que tu problema proceda de esta costumbre. Por lo tanto, si de verdad quieres dejar de roncar o, al menos, reducir la intensidad de tus ronquidos, trata de dejar de fumar o de disminuir tu consumo de tabaco. Pocas soluciones serán realmente efectivas si continúas fumando, por lo que, si tienes este vicio, te verás obligado a dejarlo si de verdad quieres dejar de roncar en un futuro próximo.

Existen muchos más trucos para dejar de roncar, pero estos son los que los expertos consideran que tienen algunos visos de ser realidad. ¡Ponlos en práctica y trata de solucionar tu problema de una vez por todas! Tu cuerpo y, sobre todo, las personas que viven contigo, lo agradecerán.

madridinfo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *